Conozca a Paul Penzone – Un Oficial de Policía Líder con Resultados


Paul Penzone es un oficial de policía veterano de Phoenix a quien se le otorgó el reconocimiento nacional e internacional por su liderazgo en la captura de cinco fugitivos de alto interés y deshaciendo organizaciones de tráfico de drogas. Desde su retiro, Paul ha dedicado su tiempo a ayudar a niños víctimas de abuso y prevención de las raíces de actividad criminal a través de servicios de consejería a niños.


Como Alguacil, Paul trabajará para hacer del Condado Maricopa la comunidad más segura en América. El exigirá responsabilidad en la cima, pólizas basadas en resultados prácticos, y el eliminar el desperdicio en el gasto para que podamos tener más oficiales en las calles.

El interés de Paul por el cumplimiento de la ley comenzó a temprana edad. Como estudiante en la escuela secundaria Cortez High School en Phoenix, Paul fue voluntario como agente de policía en las Cortes de Justicia, donde pudo observar el sistema de justicia criminal con sus propios ojos. Estudio Justicia Criminal en el Colegio Comunitario de Glendale y en la Universidad de Northern Arizona antes de unirse al Departamento de Policía de Phoenix en 1988. Paul sirvió una carrera condecorada de 21 años, empezando como un oficial de patrulla hasta llegar a dirigir de manera exitosa el programa de Testigo Silencioso que ayudo a capturar a dos asesinos seriales.


A lo largo de su carrera, Paul fue reconocido como un policía duro como el acero con la capacidad única de gestionar y calmar la peor de las situaciones, y obtener resultados que mantuvieron a las familias seguras. Su trabajo en la lucha contra las drogas le granjeó fama nacional y su manejo del programa de Testigo Silencioso fue reconocido a nivel internacional cuando fue nombrado como Coordinador del Programa del Año por Crime Stoppers Internacional, el consejo de administración de más de 4.000 programas de Crime Stoppers en todo el mundo. Paul también fue reconocido como Agente del Grupo de Trabajo del año por la Asociación de Oficiales de Policía Federales por su trabajo para desmantelar un grupo grande de distribución de metanfetamina.


Su convicción de que las relaciones comunitarias cohesivas y basadas en la confianza con los oficiales de policía previenen el crimen llevó a Paul a desarrollar programas para fortalecer las operaciones de la policía con la colaboración de varias agencias de seguridad pública, los medios de comunicación, las empresas locales y los líderes de la comunidad. Después de su carrera policial, Paul se unió a Childhelp, una organización nacional sin fines de lucro que ofrece educación para la prevención y servicios para los niños víctimas de abusos, abandono y abuso sexual.


Paul continúa hablando acerca de cómo podemos mantener de una mejor forma a nuestros niños y a nuestras familias seguras. Con frecuencia aparece en varios medios de difusión de noticias y programas de radio para tratar temas tales como solución de crímenes, ofreciendo consejos de seguridad, la educación para las familias, defensa de los derechos de los niños, la seguridad y el servicio a la comunidad.



Paul nació en Trenton, N.J., el menor de tres hermanos. Sus padres Rose y Charlie son descendientes de italianos y recientemente celebraron su 50vo aniversario. Charlie era un obrero que instalaba pisos, Rose trabajó en la Corte de Justicia. La familia de Paul se mudó a Arizona a finales de los 70’s, atendiendo a la escuela secundaria Cortez High School y luego al Colegio Comunitario de Glendale y a la Universidad de Northern Arizona.

Paul está casado, él y su esposa Verónica tienen dos hijos. Verónica es dueña de un pequeño negocio quien invierte gran parte de su tiempo en apoyar organizaciones incluyendo Childhelp y una variedad de organizaciones locales de fe. Paul y Veronica tienen dos hijos y cuatro perros, como resultado de “una familia mezclada”.


Los Penzone son una familia orgullos y trabajadora quienes creen que Arizona es un estado lleno de oportunidades y que nuestro sentido del orgullo debe de ser restaurado bajo un liderazgo desinteresado.